Con respecto a una nueva suspensión del Campeonato Nacional, en Everton de Viña del Mar entendemos que mientras no existan las garantías de seguridad no es posible reanudar la competencia. Sin embargo, vemos con preocupación el futuro de nuestra actividad. Con más de un mes sin partidos oficiales, esta industria, que genera empleo a miles de personas en el país, se ha visto fuertemente afectada en lo deportivo y en lo económico.

Lamentamos profundamente los hechos de violencia ocurridos este viernes en el Estadio Bicentenario de La Florida, donde un grupo de personas puso en riesgo la integridad de todos los trabajadores que se encontraban en el lugar.

Tal como ha afirmado la ANFP, creemos que el fútbol no rivaliza con las legítimas demandas de los movimientos sociales. Los actores que dan vida a nuestra actividad también son trabajadores y en estas últimas semanas se han visto amenazados por el sólo hecho de hacer su trabajo.

Finalmente, reafirmamos nuestro compromiso con los Bomberos de Viña del Mar, Asech y el COS para la realización de acciones que irán en directo beneficio de nuestros voluntarios, emprendedores y niños y niñas de la región.