Entrenando al cien y preparándose para el compromiso ante Calera, por la vigésima tercera fecha del Campeonato Nacional, Óscar Salinas se mostró motivado, se refirió a los próximos desafíos y a lo que ha sido su experiencia vistiendo los colores Oro y Cielo.

El oriundo de Curacaví ha podido sumar minutos en los últimos tres partidos del torneo, tras superar una lesión que lo mantuvo alejado de las canchas. Hoy, el ariete auriazul se enfoca en nada más que en el siguiente desafío para conseguir el objetivo final del equipo. “Afrontaremos los próximos compromisos que restan como si fueran una final. De la misma forma que lo hicimos contra Colo Colo, iremos a buscar el partido y no dejaremos nada al azar. Estaremos muy concentrados para salir a buscar los tres puntos”, expresó el delantero.

Hoy el conjunto dirigido por Javier Torrente se encuentra trabajando a tope para volver a la competición de la mejor forma. Así, Salinas reconoce que hay aspectos importantes por mejorar. “Creo que, los que estuvimos lesionados, tenemos que ponernos a punto físicamente para recuperar lo perdido”, declaró.

“El receso nos sirve para mejorar lo que nos falta, tanto para quienes hemos estado lesionados como para quienes no han tenido minutos y así llegar de óptima forma para sumar de a tres frente a Calera”, agregó el diecinueve del Oro y Cielo.

Comprometido con el Club y los colores que viste como futbolista, Salinas deja entrever que tiene todas las intenciones de continuar en el conjunto Oro y Cielo, a pesar de que su contrato tiene fecha límite. “Siempre quise jugar en Everton. Hoy mi futuro con el equipo es hasta diciembre, pero hay muchas cosas y factores que me motivan para seguir acá. Además, mis hijos son fanáticos de Everton y creo que me he ganado un espacio, por eso también me gustaría seguir”, reveló el delantero.

Su debut deportivo lo hizo hace casi doce años, cuando vestía la camiseta de Deportes Melipilla. Humilde y siempre con una sonrisa, Salinas reconoce que “si no hubiese sido futbolista, creo que habría sido temporero. Me habría dedicado a la vida en el campo”. Así, el delantero, ya enfocado en el próximo partido, espera poder dejarlo todo y continuar defendiendo los colores del Oro y Cielo.

Al mismo tiempo, Salinas es consciente de que el elenco viñamarino vive un momento complicado, pero también de que todavía quedan fechar para lograr la permanencia. Si bien su esfuerzo y sacrificio por conseguir el objetivo ha sido enorme, también reconoce que el apoyo de la gente ha sido fundamental e instó a que lo sigan haciendo. “Creo que hemos demostrado que no queremos bajar, ellos entienden que nos entregamos al cien dentro del campo de juego y les pido que nos sigan alentando”, declaró.