Gozando de algunos días de descanso se encuentra el plantel de Everton, que tras la navidad debe retomar de inmediato los entrenamientos, pues el Torneo no da respiro y se retoma los primeros días de enero.

Gustavo Dalsasso aún mastica la rabia por el triunfo que se les escapó en la hora ante Temuco, pero trata de buscar las cosas positivas que hicieron en aquel compromiso: “Al menos salimos de perdedor, por ahí nos faltó un poco más de jerarquía y capacidad para aguantar los embates. Tal vez era mucho premio habernos traído el triunfo, pero cuando ya lo tienes amarrado, da bronca, porque lo habíamos defendido bastante bien”.

Si bien la meta era ganar como fuera los tres puntos, Dalsasso siente que el partido en Villarica fue una mejor versión del equipo de Medina jugando como forasteros: “Lo bueno es que pudimos encarar un partido de visitante de manera distinta, en lo psicológico y se vio otro equipo. Ése es el Everton que tenemos que mostrar de visita”.

A pesar de las complejidades que han existido para armar el once titular en las últimas semanas, el equipo ha demostrado tener variantes: “Feliz por los chicos que lo hicieron bien, porque eso te da variantes. Contentos por los chicos que aprovecharon su oportunidad, pero más allá del empate, es la convicción que tenemos que tener”, asegura Gustavo.

Lo que viene será aún más complejo, sobre todo por la distancia que hoy separa a los viñamarinos de los líderes de la Tabla general, San Luis y San Felipe: “En la Segunda Rueda no hay  margen, te prohíbe la irregularidad como visitante, porque no se pueden tener fallas y sí o sí hay que empezar a sumar fuera de casa”, cerró el capitán evertoniano.