Dos Evertonianos terminaron siendo de oro en los Juegos Suramericanos de Cochabamba 2018. En un torneo que se definió con un partido de infarto, la Selección Chilena Sub-20 derrotó a Uruguay en la final y se quedó con la medalla dorada, con un Oro y Cielo en cancha y otro aportando cada vez que jugó.

Se trata del delantero Matías Leiva y el defensa Alex Ibacache, quien se transformó en uno de los héroes del logro alcanzado por la Roja Juvenil, ya que de sus pies nació el centro que terminó conectando Diego Valencia para sentenciar la victoria nacional ante los charrúas en el segundo tiempo de alargue.

Es por eso que los festejos no tardaron. Y no solo en la ANFP, sino que también en Everton, porque hoy, en el mismo día en que los jugadores se sumaron nuevamente a los entrenamientos del Primer Equipo, fueron premiados por el Presidente, Pedro Cedillo, el Director Deportivo, Ignacio Hierro y el nuevo entrenador Oro y Cielo, Javier Torrente.

Respecto a su cometido durante toda la competencia continental y el pase gol en la final, Ibacache sostuvo que “me sentí muy bien, cada vez que he ido a la selección me han dado la confianza y me siento muy cómodo y feliz por todos los compañeros que juegan a mi lado. Estaba muy contento con el pase gol, al igual que toda mi familia. Apenas terminó el partido me llamaron y estaban muy contentos por eso”.

“Estoy muy contento en lo personal y también por todos mis compañeros. Fue una experiencia muy linda estar en los Juegos Suramericanos, y más salir campeones para ganar el oro“, agregó el defensor Evertoniano.

En tanto, el ariete Matías Leiva tampoco ocultó su alegría por lo logrado junto al combinado nacional, apuntando que “fue una experiencia bonita y única. Convivir con otros deportistas es lo más lindo, salir de nuestra zona donde siempre todo era fácil, por así decirlo, nos hizo más fuertes como grupo y pudimos lograr la medalla. Desde chico estoy en Everton y es bonito representar a tu país y al equipo al que siempre has pertenecido”.

Además, Leiva afirmó que la competencia les vino bien para seguir sumando minutos en partidos internacionales y mantener un ritmo de juego de cara al duro semestre que se le aproxima al Oro y Cielo, que parte con el duelo de este domingo ante Cobresal por Copa Chile.

“Nos sirvió harto para no perder el ritmo, porque cuando terminamos los entrenamientos en Everton seguimos en Bolivia y ahora nuevamente acá, lo que nos sirve para llegar de la mejor manera y afrontar el partido que se viene el domingo”, detalló.