Lucas Domínguez (28 años) llegó a Viña del Mar para vestirse con los colores Oro y Cielo. Proveniente del Pafos F.C. de Chipre, es el tercer refuerzo de la escuadra viñamarina y cumple su segundo paso por el club. Tras su primer entrenamiento en el Centro Deportivo de Everton, se dio el tiempo para responder unas preguntas y expresó su cariño por la institución.

¿Cómo ha sido la bienvenida de sus compañeros al club?

Bien, súper bien. A la mayoría los conocía jugando, a otros los he tenido de compañeros y he compartido con ellos en otras oportunidades. Estoy muy feliz porque cuando estuve aquí el 2014 la gente se portó muy bien conmigo y me sentí muy cómodo en el club; lamentablemente no logramos el objetivo y quedé con la sensación de que se pudo haber hecho mejor.

Ahora el club tiene un complejo deportivo mucho más profesional en comparación al que había hace cuatro años. También esta el estadio remodelado, entonces se nota que Everton ha crecido en todo sentido y estoy feliz de ser parte de ello.

A diferencia de su anterior paso por Everton ¿Qué puede ofrecer ahora que tiene más experiencia?

En estos últimos años he ido aprendiendo mucho a valorar algunas cosas que cuando uno es más chico no lo hace. Ahora, que soy uno de los más grandes del plantel, me toca cumplir un rol diferente y eso es una linda e importante responsabilidad.

¿Qué significa Everton para usted? ¿Por qué decidió volver al club?

Son varias razones que le mencioné a mi representante. Yo le dije que si estaba la posibilidad de, en algún momento, volver a Everton me gustaría venir. El 2014 vivimos un momento muy complicado, terminamos descendiendo; me quedó una espinita clavada de poder haber hecho algo más y salvar al equipo. Nos faltó sólo un gol. Ahora se da una situación parecida, pero tenemos seis meses para revertirla y creo que es la oportunidad para redimir lo que fue en aquella oportunidad.

¿Qué fue lo que le dijo el profesor Javier Torrente que lo motivó a venir?

Me explicó la idea que tienen y de qué es lo que quiere. Que el equipo sea intenso, con mucha presión y que vaya hacia adelante en todo momento.  Buscar incomodar al rival en todos los sectores de la cancha y buscar el gol siempre. Además es un plantel joven, tenemos que aprovechar las virtudes y con mucha entrega física; que es donde yo creo que podemos sacar ventajas.

¿Se siente más cómodo como defensa central o lateral izquierdo?

Empecé mi carrera como lateral izquierdo, los primeros años los jugué ahí. Después me empecé a desempeñar como central y comencé a alternar. Y así de a poco me he ido quedando como central. Jugando con línea de tres me siento cómodo como central por izquierda, también como líbero. En general todas las posiciones defensivas cargadas al lado izquierdo, pero como central si o si.

Respecto al ambiente mundialero ¿Qué le ha parecido el Mundial?

Ha sido muy entretenido. Siempre me ha gustado o me inclino por el equipo más débil, y en ese sentido ha estado muy divertido. De hecho, dos de los cuatro semifinalistas nunca han sido campeones y es interesante que se den éste tipo de situaciones; ojalá uno de los dos sea el campeón. Personalmente, me gustaría que Croacia se quede con la copa.