La tarde del 24 de junio de 1909 no fue una tarde cualquiera en la casa de los Foxley, en el Cerro Alegre de Valparaíso. Movidos por ideales y un gran espíritu deportivo, un grupo de jóvenes escolares, liderados por David Foxley, decidieron fundar un club de fútbol que, por esos años, era el deporte más popular de la zona. Motivados por la gran campaña cumplida hacía poco tiempo por Everton de Liverpool en tierras argentinas, no hubo duda: el nombre tenía que ser Everton F.C.

Ese mismo día quedó constituida la primera mesa directiva conformada por Frank Boundy, Presidente y Vicecapitán; Alberto González, Secretario; Arturo Foxley, Prosecretario; Hugo Boundy, Tesorero; David Foxley, Capitán y Presidente Honorario; y Carlos González y Percy Holmes, Directores. Estos valientes descendientes de ingleses desafiaron al Graphie F.C., uno de los clubes que ya hacían de las suyas en los terrenos deportivos de la Región. Cuatro días después, a las 10 am, Everton F.C. jugaba su primer partido. La formación de entonces fue: Arturo Foxley; Percy Holmes y Francisco Boundy; A. González, H. Boundy y C. González; J. Escobar, A. Aravena, D. Foxley, V. Estay y M. Frazer.

Pasaron tres años para que la institución debutara oficialmente en las competencias locales, el 21 de abril de 1912. Tras conseguir un par de títulos en la Liga Valparaíso, Everton finalmente da el gran salto en 1944 e ingresa a la Asociación Central de Fútbol, para ser parte del Campeonato Oficial de Primera División. Desde ese momento comenzó una historia brillante que consagró al equipo en 1950, como el primer campeón de provincia.

Hacia fines de los 40, se enfrentó de igual a igual con los grandes, de la mano del entrenador Martín García y del goleador René Orlando Meléndez. Tanto así, que en 1950 y después de una gran temporada, los oro y cielo logran su primer título profesional luego de derrotar en la final a Unión Española, gracias al gol de Meléndez, en el alargue.

Como era de suponer, al año siguiente Everton se transformó en el rival a vencer. Tras terminar en el segundo puesto en la tabla general, disputó la liguilla por el torneo, sin lograr el anhelo del  bicampeonato. Pero la revancha no tardaría en llegar. En 1952, los viñamarinos alcanzaban la gloria, nuevamente con García y Meléndez a la cabeza, secundados por figuras como Carlos Espinoza, Salvador Biondi, Augusto Arenas y José Manuel Lourido, entre otros. La tarde mágica fue en el Estadio Nacional —cuando faltaban dos fechas para el término del certamen— luego de superar por 4 a 0 a Audax Italiano.

La tercera estrella cayó del cielo en 1976. Con Pedro Morales en la banca y Antonio Martínez en la presidencia, los evertonianos tuvieron una faena notable frente a Unión Española, terminando igualados con 53 puntos. Una vez más, había que definir el título con los hispanos en el Nacional.

Durante 120 minutos no hubo goles. Se programó un nuevo encuentro en el mismo reducto, dos días después. De persistir la igualdad, la copa se iría a las manos de Unión Española por la mejor diferencia de goles. Sin embargo, una brillante actuación de los oro y cielo dijo otra cosa. Con goles de Sergio Ahumada, Mario Salinas y José Luis “El Cordobés” Ceballos, Everton lograba su tercera corona. En la memoria colectiva aún resuenan los nombres del “Polo” Vallejos, de “Chicomito” Martínez y del “Flaco” Spedaletti.

El campeonato le permitió a Everton jugar por primera vez en su historia la Copa Libertadores de América, en 1977.

Debutó con un triunfo ante Universidad de Chile (2 a 0). Luego cayó con Libertad de Paraguay y le ganó a Olimpia de Asunción (1 a 0). Perdió de visita con la U y Libertad y empató con Olimpia, el llamado “Rey de Copas”. Terminó en el 3er lugar del Grupo 4, a sólo tres puntos de los líderes.

Cuando muchos pensaron que la cosecha de títulos terminaba, un grupo de evertonianos llegó a encargarse del club en 2007, formando Everton SADP. Apellidos conocidos por todos, como Martínez y Bloise que encabezaron el proyecto, llevaron a Viña del Mar esperanza y optimismo.

Después de varios años de incertidumbre, la institución dejaba atrás períodos sombríos. Los nuevos directores prometieron “ordenar la casa y devolver a Everton al sitial de honor del que nunca debió haber salido”. Así, con profesionalismo, dedicación y sacrificio, en sólo un año se dieron los resultados.

El ex entrenador de la selección chilena en el Mundial de Francia 1998, Nelson Acosta, fue el encargado de liderar el proyecto futbolístico. Ezequiel Miralles, Jaime Riveros, Adrián Rojas, Cristián Oviedo y Cristián Canío, entre otros, fueron fundamentales en el excelente rendimiento que exhibió Everton durante el Apertura 2008. Esto se sumaba a la labor dirigencial y al apoyo masivo de las tribunas, siendo tras Colo Colo y Universidad de Chile, el club que más público convocó durante esa temporada.

Paso a paso, los oro y cielo avanzaron hasta clasificar a los playoffs. En la primera llave, Audax Italiano quedó en el camino —tercero en la tabla general—, luego de que los viñamarinos dieran vuelta un 0-3 en Santiago, ganando por 4 a 1.

Después fue el turno de Universidad de Chile, un escollo que para muchos era imposible. Everton ganó 3 a 1 en el Nacional y empató 1 a 1 en Viña del Mar. El sueño de la final se realizaba. Pese a que los pupilos de Nelson Acosta cayeron en el partido de ida ante Colo Colo (2-0) en el Monumental, la hinchada viñamarina creyó en su equipo y repletó el Sausalito la mágica noche del 3 de junio.

Los dos goles de Miralles y el de Jaime Riveros emocionaron a toda la ciudad. Una ciudad que nunca había visto a su club coronarse en su estadio, una ciudad que debió esperar 32 años para volver a ver su institución en lo más alto del fútbol chileno, una ciudad que materializaba el viejo anhelo de regresar a las competencias internacionales. Everton estaba pronto a celebrar su Centenario de la mejor manera, jugando la Copa Libertadores, el torneo de clubes más importante de Sudamérica. La efervescencia era tal, que para el debut ante Caracas en el Sausalito, el estadio estaba prácticamente lleno. El triunfo inundó de ilusión y optimismo a los hinchas y el equipo respondió en la cancha.

Tras la derrota en México frente a Chivas, vino el empate con el campeón argentino, Lanús. Una semana después, sería la revancha en Argentina. Y los oro y cielo se inscribieron en los anales del balompié nacional, luego de convertirse en el primer equipo chileno que le gana a uno trasandino, como visita, en el marco de la Libertadores. Los goles de Roberto Gutiérrez y José Luis Muñoz posibilitaron la hazaña.

Después de caer ante Caracas en Venezuela (con un penal inexistente), Everton necesitaba de un triunfo frente a los mexicanos para asegurar su paso a la siguiente fase del certamen continental.

Y en un partido en el que a todas luces los pupilos de Nelson Acosta debieron quedarse con la victoria (goles sacados de la línea, ocasiones desperdiciadas y un claro penal no cobrado), debieron conformarse con la igualdad a 1, finalizando en el tercer puesto del Grupo 6, quedando al margen sólo por una unidad.

Sin embargo, la imagen dejada por el elenco viñamarino fue de las mejores. Así lo hicieron saber comentaristas de Fox Sports y los medios de comunicación de Argentina, México y Venezuela.

Varios equipos sudamericanos preguntaron por jugadores evertonianos que deslumbraron en dicho campeonato, como Gustavo Dalsasso, Nicolás Freitas y Ezequiel Miralles.

Así, Everton ya no era sólo el primer equipo de provincia en ser campeón del fútbol chileno; sino que también era el primer club nacional en ganarle a uno argentino, como visitante, en el marco de la Libertadores.

El año 2010 los jugadores y la hincha cumplieron un anhelado sueño: jugar la Copa de la Hermandad con el Everton inglés, como motivo de la celebración del centenario del Everton chileno. El partido fue pactado para el 04 de agosto en el Goodison Park, donde los viñamarinos cayeron por 2-0 con anotaciones de Jermaine Beckford y Diniyar Bilyaletdinov. En el torneo local, Everton no tuvo mejor suerte y contó con dolorosas caídas que terminaron con la renuncia del entonces entrenador Nelson Acosta.

Los evertonianos recurrieron al argentino Diego Osella para salir del mal momento pero a la última fecha del campeonato llegaron en el penúltimo lugar y teniendo que enfrentar a Universidad Católica en San Carlos de Apoquindo, Everton cayó por 5-0 y sentenció el descenso.

El 2011, en Primera B y ante los malos resultados, Osella salió de Everton y pavimentó la llegada de Marco Antonio Figueroa, quien de la mano de Marcos Lazaga y José Luis Silva, lograron llegar a la final para competir con Rangers por el ascenso directo. En el primer partido disputado en Talca, igualaron 1-1 y en el partido de vuelta, en el estadio Sausalito, igualaron 3-3 donde, por gol de visitante, terminó ascendiendo Rangers. Esto le permitió ir a una liguilla de promoción donde se encontró con Unión San Felipe, a quien derrotó 1-0 en Sausalito, pero en la vuelta al Valle del Aconcagua cayó 2-0 y terminó con el sueño del ascenso.

El 2012 el equipo ahora adiestrado por Víctor Hugo Castañeda accede nuevamente a la Liguilla de Promoción donde enfrentó a la Universidad de Concepción. En el partido de ida jugado en el estadio Sausalito, Everton se impuso por 1-0 con gol de Ángel Rojas y en la vuelta disputada en el estadio Municipal de Concepción, ganó por 3-1 con dos anotaciones de José Luis Muñoz y Jonathan Suazo.

En 2013 y prácticamente con el mismo plantel que ascendió, Everton terminó sexto en la tabla de posiciones del Torneo de Transición, donde incluso se ganó en 3 oportunidades al archirrival, Santiago Wanderers por el torneo local y por la Copa Chile (partidos de ida y vuelta). Pero el segundo semestre, cuando comenzó el Clausura, el técnico Víctor Hugo Castañeda no pudo repetir los buenos resultados y tras una serie de derrotas, fue desvinculado de Everton. Su reemplazante, Omar Labruna, tenía la misión de rescatar a Everton pero no lo consiguió. Nelson Acosta asumió en la banca Oro y Cielo y llegó hasta el último partido del torneo, ante Huachipato en el estadio CAP con opciones de salvarse, siempre y cuando obtuviera un triunfo y se dieran otros resultados.

Everton igualó 0-0 con los acereros y se sentenció el descenso. Con el regreso de Antonio Bloise Ramos a la presidencia del Club, nuestro conjunto inauguró el flamante Centro Deportivo Everton, complejo de primer nivel destinado a los entrenamientos, junto con un remozado Estadio Sausalito. El 2016 Everton vuelve finalmente a la primera división del fútbol chileno, luego de derrotar a Deportes Puerto Montt en la final de ascenso, y actualmente disputa dicha categoría con Pablo Sánchez como director técnico.

El 20 de junio de ese mismo año, Everton vive uno de los momentos más importantes de su historia. Tras exitosas negociaciones, Grupo Pachuca, conglomerado mexicano que lleva más de 20 años cosechando éxitos en el fútbol, adquiere un 80% de las acciones del club, convirtiendo de esta forma a los Oro y Cielo, en un miembro más de la familia de este grupo mexicano, que busca reposicionar al club en lo más alto del fútbol nacional.

Fundación: 24 de Junio de 1909

Años en Primera : 55 (1944 a 1972, 1975 a 1981, 1983 a 1995, 2000, 2004-2010, 2013-2014).

Años en Segunda: 13 ( 73, 74, 82, 96, 97, 98, 99, 2001, 2002, 2003, 2011, 2012, 2014)

Títulos en Primera: 1950, 1952, 1976 y Apertura 2008. Además, en 1984, Apertura Polla Gol.

Títulos en Segunda: 1982 (Apertura segunda), 2003, 2011 (Clausura Primera B).

Goleadores de Primera: 1952 René Melendez (30), 1964 Daniel Escudero (25), 2005 Joel Estay

(13).

Presidentes de Everton a través de la historia:

David Foxley Newton: 1909-1915

Luis Izarnotegui Chacón: 1936-1937

Ives Beke Debrabander: 1940-1943

Oscar Marín Socías: 1944, 1947, 1949-1952, 1984-1986

Ramón Osorio Riveros: 1953

Pedro Pizarro Ramos: 1955-1959

Aldo Caimi

Rolando Chamy Falaha

Oscar Tortello Escribano: 1975

Antonio Bloise Cotroneo: 1981

Antonio Martínez Ruiz: 1976-1984

Ildefonso Molina Achondo: 1988

Armando Saffe Romero: 1993

José Luis díaz de Cerio Crespo: 1993

David Santelices Pastene: 1994

Jorge Castillo Salazar: 1994

Aldo Caprile Martinelli: 1995-1996, 1997-1998

James Hudson Reinoso: 1990, 1992 y 2000-2002

Jorge López Díaz: 1999

Renato Airola Martínez: 2003-2005

Carlos Torres Kameid: 2005-2006

Antonio Martínez Seguí: 2006-2007

Antonio Bloise Ramos: 2008-2013

Juan Pablo Salgado: 2013-2014

Antonio Bloise Ramos: 2014 – 2016.

Pedro Cedillo Martínez: 2016 – Actualidad.