Trabajo duro y concentración es lo que se puede ver en las canchas de la Fortaleza Oro y Cielo. Nuestras categorías inferiores entrenan sin cesar bajo la atenta mirada de sus respectivos entrenadores, y en especial de José Sabat, jefe técnico del Fútbol Joven. Todo en miras a un buen inicio de temporada con el objetivo de obtener experiencia y buenos resultados.

Desde inicios de enero que nuestras series del Fútbol Joven comenzaron a trabajar y a entrenar pensando en el arranque del torneo que comienza este fin de semana. “Nuestro modelo consiste en aumentar cargas constantemente, entendiendo que en estas edades los jóvenes están en constante crecimiento. Es una etapa que la utilizamos para que los jugadores se internalicen con nuestra metodología”, explicó Sabat.

“Trabajamos pensando en que nuestros jugadores puedan adquirir el modelo, por eso comenzamos desde mucho antes, casi con dos meses de anticipación al inicio del torneo. Fuimos el primer Club que comenzó a entrenar”, añadió nuestro entrenador.

En cuanto a objetivos, el año pasado era lograr la permanencia en la primera división del Fútbol Joven. “Lo principal es la formación integral de jugadores. Además, la creación de hinchas que se va generando a través del vínculo con los apoderados. A corto plazo, necesitamos mantener la categoría para que nuestros jugadores puedan jugar constantemente contra los mejores”, aseguró nuestro Jefe Técnico del Fútbol Joven respecto a las metas para esta temporada.

“Luego, a mediano plazo, queremos insertarnos dentro de los cuatro primeros a nivel nacional. Eso se logra con buenas ubicaciones, con la constante participación de jugadores en las selecciones inferiores y en el primer equipo”, agregó.

El torneo será duro y para eso nuestro Fútbol Joven se está preparando. Intentar ser un equipo competitivo durante los ocho meses que dura el certamen, considerando las dos rondas. Así, nuestros jugadores entrenan sin parar, todo por un buen inicio de temporada en donde cada serie intentará dar lo mejor para la alegría de toda la familia Oro y Cielo.

¡Vamos Everton! 💙💛💙