El latente recuerdo de la histórica participación de nuestro en club en la Copa Libertadores del año 2009, ya no será el último grato recuerdo en la retina Oro y Cielo. Esto porque en el regreso al plano internacional, Everton logró imponer sus términos en el Estadio Sausalito, derrotando por 1-0 a Patriotas Boyacá de Colombia por el duelo de ida de la primera fase de la Conmebol Sudamericana 2017.

Ante cerca de 10.000 espectadores y con un espectacular recibimiento que incluyó fuegos artificiales, los once elegidos por el profesor Pablo Sánchez , se pararon en la cancha de Sausalito y de inmediato le mostraron sus credenciales al equipo colombiano. La lateralidad y toque de balón eran las claves del esquema viñamarino, quienes pese a atacar durante toda la primera mitad, no consiguieron abrir el marcador.

El elenco cafetero tenía un guión escrito y lo supo plantear bien: Volverse a su país con el arco en cero. La cerrada zaga “lancera” evitaba una y otra vez que Everton pudiese abrir el marcador, por lo que todo hacía presagiar que solo un balón detenido podrá desequilibrar la balanza. Así fue como a las 53 minutos de partido, y en un tiro libre cargado hacia la derecha del arco que da a Galería Cerro, Maximiliano Cerato disparó a ras de piso, logrando pasar barrera y anotando en único gol del compromiso.

Pese a que los buscaron con ahínco, los jugadores evertonianos no pudieron anotar otro gol, lo que de todos modos, les da una ventaja importante de cara al compromiso de vuelta, programado para para el  30 de mayo en Colombia, donde cualquier igualdad le dará automáticamente la clasificación a nuestro equipo para la siguiente fase.