En un trabajado partido, Everton debutó con un empate sin goles en la Copa Chile. Durante la semana, el plantel edelantó que no tendrían una tarea sencilla en su visita a Cobresal y eso quedó demostrado en la cancha del Estadio El Cobre, cerrando un marcador que, de todas maneras, permite pensar en abrochar el paso a la siguiente fase del torneo el próximo viernes en Viña del Mar.

Y desde el primer minuto, el compromiso asomaba como importante, ya que no solo era el debut del técnico Javier Torrente en la banca Oro y Cielo, sino que en el esquema titular estaban el arquero Carlos Moreno y el defensa Sebastián Pereira, ambos jugadores de la Sub-19 Oro y Cielo que disputaban su primer cotejo profesional.

Sin embargo, el primer tiempo fue más para el cuadro local. Los mineros se las ingeniaron para generar peligro y demostrar por qué son los líderes exclusivos de la Primera B, aunque se encontraron con un sólido Moreno, que respondió cada vez que se le exigió bajo los tres palos viñamarinos.

En el complemento, el Oro y Cielo tuvo más protagonismo y también hubo otro debut con el ingreso de Benjamín Rivera. En cancha, la más clara estuvo en los pies del delantero Patricio Rubio -que fue como capitán-, pero su intento fue desviado por el arquero Francisco Prieto.

Finalmente, este empate sin goles deja la llave abierta, aunque a Everton con la primera opción, ya que buscará cerrar su clasificación a la siguiente fase en el Estadio Sausalito, donde cualquier victoria Oro y Cielo significaría seguir en el torneo.