Minutos antes de terminado el encuentro entre Everton de Viña del Mar y Curicó Unido, donde el Oro y Cielo cayó por 3-1, el preparador físico de nuestro Club, Gonzalo Sánchez, se dirigió al camarín y, al encontrarlo cerrado, utilizó fuerza desmedida para poder ingresar, dañando en consecuencia, la puerta de ingreso al sector mencionado.

Como lo exige la Ley de Violencia en los Estadios, Carabineros llegó al recinto deportivo, constataron los daños en la puerta y se dio inicio al procedimiento a cargo del Coronel de la zona. Se tomaron los datos del involucrado para posteriormente ser llevado a la comisaría, lugar en el cual firmó la documentación, quedó apercibido, y donde se le informó que será citado cuando corresponda.

Queremos aclarar que en este hecho no hubo agresión ni malos tratos de parte de nuestra institución ni con el personal del estadio, del club ni con Carabineros.

Como Club rechazamos cualquier tipo de acto de Violencia en los Estadios y nos haremos cargo de los costos que implique el arreglo de la puerta. Lamentamos lo ocurrido y pedimos las disculpas correspondientes al equipo local. Nos aseguraremos que no vuelva a ocurrir algo similar.

Everton de Viña del Mar