Un injusto resultado fue el que se trajo Everton desde la sexta región. Pese a ser claro dominador de las acciones durante los 90 minutos de juego, O’Higgins fue más efectivo frente al arco y terminó quedándose con los tres puntos luego de vencer por la mínima a nuestro elenco, que de paso perdió su inivicto en el torneo, el cual duró por nueve jornadas.

La velocidad de Wilson Morelo y Maximiliano Cerato fueron una pesadilla desde el primer minuto para la zaga celeste. Una y otra vez los hábiles delanteros viñamarinos lograron generar chances de gol, sin embargo la suerte no estuvo con nosotros en esta ocasión. A cinco minutos del final, y cuando nuestro equipo estaba volcado en ataque, Pablo Calandria mediante golpe de cabeza anotó el único gol del compromiso.

Ahora Everton deberá lavar rápidamente sus heridas, ya que el torneo es corto y la ilusión sigue intacta. El próximo desafío Oro y Cielo será el sábado 22 de abril, a las 20:30 horas, frente a Audax italiano en el Estadio Sausalito.