El elenco Oro y Cielo no pudo ante Curicó Unido en el Estadio La Granja, por la vigésima quinta fecha del Campeonato Nacional, y cayó por 3-1 en un disputado compromiso. Si bien el partido estuvo peleado, los dirigidos por Javier Torrente nunca bajaron los brazos, propusieron juego rápido, intentaron sumar en ataque y lucharon hasta el final por sumar ante un rival directo.

La primera parte del encuentro comenzó muy friccionado, con muchas faltas e infracciones que adelantaban un duelo trabado. Sin embargo, a los nueve minutos de juego, tras una mala salida de los Albirrojos, Patricio Rubio asistió a Juan Cuevas que quedó solo frente al portero Deschamps, remató con pierna derecha y convirtió el primer tanto del compromiso.

La ventaja evertoniana sobre el cuadro local duró solo unos minutos. A los 14’, un centro al área del elenco viñamarino dejó a Gabriel Vargas en perfecta posición y conectó con un cabezazo certero e inatajable. Así llegó la paridad transitoria en un igualado encuentro. De esta forma, con el marcador 1-1,  los equipos se fueron al descanso.

En el complemento disminuyó la intensidad, pero el conjunto Oro y Cielo propuso más juego que el rival y llegó al arco curicano con mayor claridad. No obstante, a los 73’ Curicó Unido aprovechó un tiro de esquina y un rebote que dejó a Bandiera en la boca del arco, remató y marcó el segundo gol para los Torteros. En adelante, el cuadro evertoniano siguió proponiendo, atacando e intentando convertir.

A los 85’, llegó el tercero para los locales desde tres cuartos de cancha. Ricardo Blanco sorprendió y mandó un remate potente al ángulo superior izquierdo, inatajable para Toselli, para dejar el marcador en 3-1. De esta forma, sin poder sumar puntos, los dirigidos por Javier Torrrente no pudieron concretar sus aspiraciones.

¡Vamos Everton! 💙💛💙