Con respecto a la votación realizada hoy en el Consejo de Presidentes de la ANFP, Everton de Viña del Mar confirmó su postura expresada tras la última suspensión de la competencia, de que mientras no existan las garantías de seguridad para todos los estadios, no es posible reanudar la competencia.

Reiteramos nuestra preocupación por el futuro de nuestra actividad, pero en el escenario actual asumimos con responsabilidad nuestra decisión, con el fin de proteger a los jugadores, cuerpos técnicos, público y todos los trabajadores que dan vida al fútbol nacional.

Si bien creemos firmemente que el fútbol no rivaliza con las legítimas demandas de los movimientos sociales, los clubes a lo largo del país debemos aceptar que hoy las prioridades son otras.