En el Estadio Sausalito, Everton logró su anhelada primera victoria bajo el mando de Javier Torrente. El conjunto evertoniano venció a Universidad de Concepción por la cuenta mínima (1-0)  con gol de Álvaro Madrid. En un sufrido compromiso, disputado y friccionado hasta el final, los dirigidos por Torrente sumaron de a tres y volvieron a la senda del triunfo.

El partido comenzó con tímidas llegadas. Sin embargo, el conjunto evertoniano avisó tempranamente con dos jugadas peligrosas de Álvaro Ramos. En tanto, Cristopher Toselli tuvo las primeras intervenciones en donde mostró seguridad bajo el arco Oro y Cielo. Luego, al minuto 25 Patricio Rubio fue quien tuvo la oportunidad de poner la primera cifra, pero no pudo concretar.

Así, el primer tiempo se fue. Sin goles en el marcador, los dirigidos por Javier Torrente fueron superiores en cuanto a juego ofensivo y buen juego asociado. De esta forma, los elencos se fueron al descanso, esperando poder concretar sus opciones en el complemento.

En la segunda parte del compromiso, el conjunto viñamarino siguió intentando abrir el marcador, con alta presión tanto defensiva como en ataque. Hasta que a los 57’, Álvaro Madrid desató la alegría contenida por los viñamarinos; aprovechó una pelota de sobre pique, remató con borde externo y puso el 1-0 para Everton para que las más de 5.000 personas en Sausalito celebraran.

A los 74’ Sebastián Leyton vivió un momento especial. Ingresó a la cancha, tras superar una grave lesión que lo mantuvo siete meses fuera de los pastos, en reemplazo de Juan Cuevas.

En la recta final del partido, Universidad de Concepción se vio obligado a reaccionar y a arriesgar más. Con ataques rápidos por las bandas, comenzaron a aproximarse al área evertoniana con constantes llegadas. Sin embargo, los guantes seguros de Toselli impidieron que llegara la igualdad con notable desempeño.

Sin mayores jugadas de riesgo, llegó el pitazo final, para desatar la alegría total en Viña del Mar. El conjunto evertoniano se quedó con los tres puntos, terminó con su mala racha y se reencontró con el imperioso triunfo.

¡Vamos Everton!